La deuda del sueño: ¿cuántas horas le debes a tu cuerpo?

La deuda del sueño se refiere a la diferencia de horas que pasamos durmiendo y las que deberíamos dormir para lograr el descanso necesario. La cantidad de horas de sueño depende de cada persona y varía de acuerdo a la edad, pero en general todos necesitamos entre 6 y 8 horas diarias. Por eso, las horas que restamos al descanso, se terminan acumulando y generando lo que se conoce como “deuda de sueño”. En otras palabras, las horas de descanso que le debemos a nuestro cuerpo.

El cálculo es muy simple: pensá cuántas horas necesitas para despertarte descansado y cuántas dormís efectivamente. Por ejemplo: si necesitas dormir ocho horas diarias y de lunes a viernes solo dormís seis, tu deuda de sueño es de diez horas a la semana. Diez horas que difícilmente podrás recuperar durmiendo el sábado y domingo.

Y como toda deuda…el sueño también pasa factura

Los minutos que le sacamos al descanso, se terminan acumulando y generando efectos negativos a corto y largo plazo:
 

  • Afecta la visión

  • Más grasa corporal

  • Transtornos del apetito (¡te sentís muy antojado!)

  • Riesgo de diabetes y obesidad

  • Más estrés

  • Menos cerebro (afecta el aprendizaje, la comprensión y la memoria)

  • Facilita el desarrollo de males cardíacos

  • Menos esperanza de vida (está comprobado que la mortalidad aumenta en un 12%)

Algunos consejos para dormir mejor
 

  • No mires a la pantalla del celular al menos desde una hora antes de ir a la cama, la luz azul de la pantalla inhibe la melatonina, que es el neurotransmisor que induce el sueño.

  • Despertate y acostate todos los días que puedas a la misma hora. Si de vez en cuanto te lo saltas, al menos levantate a la misma hora que el resto de los días. Por la noche estarás más cansado y tu cuerpo se recuperará mejor.

  • Tomá una ducha de agua fría o al menos, fresca, antes de ir a la cama. Bajar la temperatura del cuerpo envía al cerebro el mensaje de que es hora de dormir.

  • Puedes hacer la siesta durante el día, pero no más de 20 minutos, porque podría interferir con tu sueño nocturno.