Cómo cuidar los oídos y los ojos en el verano

Con el calor empieza la temporada de pileta y con el agua vuelven las enfermedades más comunes del verano: la conjuntivitis y la otitis. ¡Aprendé cómo evitarlas con estos consejos muy fáciles!

Otitis

Es una inflamación en el oído, interna o externa, que produce un dolor intenso, fiebre y trastornos en la audición. Los síntomas más comunes son el dolor o la sensación de presión en el oído. Ante estos casos, consulte inmediatamente con un clínico o un otorrino. 

1) Al salir de la pileta, utilizar alcohol boricado. Colocarse entre dos y tres gotas y

dejar reposar tan solo 5 minutos de cada lado.

 

2) Las personas con mayor tendencia a tener infecciones, pueden hacerse tapones

a medida para sumergirse en el agua.  

3) La limpieza y el secado de los oídos se debe realizar con un algodón absorbente,

y no con hisopos, para evitar daños en la piel interna del oído. ¡Cuidado! No hay

que obsesionarse con limpiar el oído completamente, ¡la cera ayuda a evitar

infecciones!

 

4) No sumergirse en agua sucia o estancada. ¡No hay tapón que pueda

protegernos!

Conjuntivitis

Es la inflamación en la conjuntiva, la membrana que recubre al párpado y al ojo ocular. Los síntomas se reconocen de inmediato, ya que el ojo se vuelve rojo y lagrimea más. El paciente siente ardor y la sensación de tener una basura en el ojo. Ante estos casos, consulte inmediatamente con un oculista. 

1) Usar antiparras porque previene los ojos rojos y la picazón. 

2) Usar anteojos de sol para protegerse del sol. La exposición prolongada puede causar irritación.

3) Si se siente algún tipo de dolor o picazón en los ojos, lavarse inmediatamente con suero fisiológico y colocarse lágrimas artificiales. 

DIRECCIÓN

Braschi 623, Pilar, Buenos Aires, Argentina

TELÉFONOS
0230 4426422 / 4428066

Estamos en